En un entorno seguro y confidencial, la terapia de grupo facilita la interrelación y la colaboración entre los miembros del grupo para poder tomar conciencia de lo que te ocurre y de lo que necesitas, acompañado de y en relación con otras personas.

Terapia de grupo

Participar en una terapia de grupo es una inmejorable forma de aprender sobre uno mismo. Podemos entender el grupo como un espacio de encuentro y crecimiento donde conocernos en relación con los otros. El grupo es un soporte terapéutico en sí mismo que se convierte en un espacio seguro de exploración y ensayo, un lugar donde poder probar otras formas de relación y expresión que en la rutina no me es posible ensayar, un tiempo de encuentro fuera de juicios donde lo que puedo escuchar del otro lo puedo escuchar de mí. En el grupo podrás escuchar tu mundo interno acompañado de otras personas y darte cuenta de cómo miras a los demás, cómo sueles pensar que te miran, cómo te sientes y qué haces en las relaciones con el otro (y los otros).  La riqueza del grupo y la multiplicidad de espejos facilitan una mayor toma de conciencia y un conocimiento más profundo de nosotros mismos y de nuestras relaciones en la vida, en contraste con la terapia individual.

¿En qué consiste la terapia de grupo?

En un entorno seguro, cálido, confiable y confidencial, los terapeutas facilitan la interrelación y colaboración entre los miembros del grupo. El grupo está formado por entre 10-12 personas y cada sesión dura 2 horas. Las sesiones son quincenales y pedimos compromiso de asistencia durante la duración completa del grupo.

¿Qué hace falta para acudir a una terapia en grupo?

Sólo es necesario tener ganas y curiosidad. Es posible complementar el grupo con terapia individual. Algunas personas acuden a terapia en grupo tras un proceso psicoterapéutico individual y otras empiezan por el grupo como primera experiencia terapéutica. Cualquier itinerario es válido.

 

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies